1 – Me permito escribir nueva vez sobre el tema de los pagos por los servicios consulares y el salario a los cónsules, porque perremeistas y no perremeistas y los medios de comunicación, me abordan constantemente con muchos cuestionamientos sobre este tema. Llaman a mi teléfono, escriben a mi WhatsApp y a mi correo electrónico, y los periodistas de los medios, sobre todo los que tienen programa de televisión viven cursándome invitaciones para que yo vaya a sus programas a hablar sobre este tema.

2 – En este accionar político se cuela de todo, incluyendo la morbosidad y en muchos casos la intención aviesa de usarme para hacer daño al gobierno de Luis Abinader, entonces, para contrarrestar esos posibles propósitos malignos, una vez más, me empleo en esclarecer mi posición en la campaña con que la comunidad dominicana busca que en los consulados dominicanos de todo el mundo se transparenten sus actividades, y que se cobre un precio justo por los servicios consulares, en consecuencia, para evitar las distorsiones que de mis criterios al respecto se puedan suscitar, una vez más, dejo en esta pequeña nota, cuál es mi posición al respecto.

3 – Pues bien…, en la campaña electoral con la que llevamos al PRM al poder con Luis Abinader de presidente, prometimos a la diáspora los puntos siguientes:

Leer:  Consulado Dominicano de Nueva York invita a ver programación especial con motivo de la Independencia Dominicana

A – Que cuando llegásemos al poder, rebajaríamos los pagos de los servicios consulares al costo justo que determine una comisión evaluativa para ello. Esto para evitar, que el cónsul en funciones ponga el costo mayor que le venga en gana, porque así aumentan, sus ya abusivas entradas mensuales.

B – Que nuestros cónsules en todo el mundo, tal como se hace con los embajadores, tengan un salario mensual acorde con la importancia del consulado donde ejerzan. Esto para evitar, la tradicionalidad, de que alguien vaya a un consulado a hacerse millonario en pocos meses a costa de sacrificar (de exprimir), a nuestro pueblo. Por ejemplo, sobre este punto se tiene noticia, que en New York, han habido cónsules que mensualmente se han agenciado hasta 700 mil dólares, cosa que a todas luces obsceno y antiético, puesto que en nuestro país, la gente que va a los hospitales se muere por falta de los insumos sanitarios que los pacientes necesitan para salvar sus vidas. Pero también, este cobro es alucinante, si consideramos que esta cantidad, casi se iguala al salario que gana el presidente de los Estados Unidos en todo un año, incluso es aberrante, cuando sabemos que es una practica añeja, que los cónsules tienen que compartir un por ciento de lo conseguido con el funcionario palaciego de cancillería, que medio para su nombramiento. Esta repartidera del botín, tiene que terminarse.

Leer:  «las EDE», no «las EDES»

C- Que los cónsules, para hacer una función transparente tendrían que presentar mensualmente un estado contable de los movimientos y operaciones económicas del consulado. Esto para evitar la “truchimañeria y el culipandeo del robo”, que tanto se ha enraizado en los que van de funcionarios al gobierno dominicano.

D- Que el nepotismo sea eliminado de los consulados. Esto para evitar todo lo antiético y negativo que esa práctica conlleva.

4 – Entonces, dejo claro mi apoyo a la comunidad en su reclamo por estos cuatros puntos, porque los creo, justos, decentes, éticos y necesarios a la transparencia y a las promesas de un gobierno que el pueblo llevó al poder, para un CAMBIO.

Nota

Entiendo que todo el alboroto y disgusto que en la comunidad se ha venido dando reclamando a los consulados los cuatro puntos referidos, se hubiese evitado, si hubiésemos puesto en práctica el programa de gobierno que norma las actividades, funciones y precios consulares; o sea, que en un gobierno nuestro (del PRM), para cumplir con aquella promesa de campaña, los cónsules nuestros, previo a ser nombrados, debieron de serlo con un sueldo mensual y también entregándoles un listado con los cobros a realizar por los servicios consulares con precios previamente elaborados por el organismo correspondiente. Desgraciadamente no se hizo así, no obstante, estamos a tiempo para enderezar este entuerto, para cumplir con nuestras promesas de campaña para un gobierno que obedezca al CAMBIO prometido. El país, y los auténticos perremeistas, así lo esperamos.

Leer:  Turismo Dominicano recupera 100 mil empleos

Yo sé, que con mis declaraciones me hago odioso a la mayoría de los cónsules nombrados actualmente; las razones son obvias; ya pasé por esa experiencia, pues una vez tuve que abandonar mi país, porque los empleados bajo mi mando me hacían la vida imposible cuando mi administración constituía una traba para sus diabluras contra el erario. Pero nada, no estoy para caerle simpático a nadie, sino para servir a los intereses de mi patria.

El que tenga oídos, que oiga…