El presidente Joe Biden aprobó una declaración «por desastre mayor para Texas», un estado que ha sufrido apagones generalizados y escasez de agua durante una tormenta invernal que ha costado la vida a más de medio centenar de personas en Estados Unidos.

En un comunicado, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) anunció que «la asistencia federal está disponible para el estado de Texas para complementar los esfuerzos de recuperación estatales y locales de recuperación que comenzaron el 11 de febrero, y continúan, en las áreas afectadas por la tormenta invernal severa».

El texto de la FEMA asegura que la acción del presidente autoriza fondos federales para los individuos afectados en unos 75 condados del estado.

Leer:  Asumirá cargo nueva embajadora de EE.UU. ante ONU

«La asistencia incluye subvenciones para cubrir costos de vivienda provisional y reparaciones a la vivienda, préstamos a bajo interés para cubrir pérdidas no compensadas totalmente por el seguro y otros programas para ayudar a los individuos y propietarios de negocios a recuperarse de los efectos causados por el desastre», indicó el comunicado de la FEMA.

También están disponibles fondos federales bajo el concepto de costo compartido para la mitigación de riesgos en todo el estado. La FEMA informó que Jerry S. Thomas ha sido nombrado Coordinador Federal a cargo de las operaciones federales de respuesta en el área impactada.

Severa tormenta

Millones de residentes en Texas, -el mayor productor de petróleo y gas de Estados Unidos-, se han enfrentado a cortes de energía. Casi la mitad de los residentes de Texas tuvo el viernes que soportar la interrupción del servicio de agua. Casi dos docenas de muertes se han atribuido a la tormenta.

Leer:  Legalizan en Nueva Jersey la marihuana y reducen penas por posesión

El presidente Biden también está sopesando un viaje a Texas la próxima semana para estudiar la respuesta federal a la primera nueva crisis que se desarrolló desde que asumió el cargo hace un mes. La Casa Blanca está trabajando en estrecha colaboración con el gobernador de Texas, Greg Abbott, un republicano que inicialmente no reconoció la victoria de Biden en las elecciones de noviembre.

Todas las plantas de energía del estado habían regresado al servicio, aunque más de 195,000 hogares permanecieron sin electricidad el viernes por la mañana, y los residentes de 160 de los 254 condados de Texas tuvieron interrupciones en el servicio de agua, según la Comisión de Calidad Ambiental de Texas.

Leer:  Una doctora, acusada de un crimen de odio contra un hispano en Miami