Comisionado Dominicano de Cultura lamenta muerte del escritor Alexis Gómez Rosa

Comisionado Dominicano de Cultura lamenta muerte del escritor Alexis Gómez Rosa
Nueva York- El comisionado dominicano de Cultura en los Estados Unidos, Lic. Carlos Sánchez, calificó de “muy triste para la República Dominicana” el fallecimiento del poeta y escritor Alexis Gómez Rosa.

“Alexis Gómez Rosa es, sin dudas, uno de los grandes poetas de la República Dominicana, no solo por la calidad de su obra, sino también por la originalidad con que ejerció el oficio; pasado por la poesía de posguerra, la vanguardia, el neobarroco, el pluralismo, el haiku y la posmodernidad, ningún movimiento literario le fue indiferente, y en cada una de las generaciones de poetas en las que vivió, dejó su impronta y fue, durante muchos años, uno de los máximos representantes de nuestra comunidad cultural en el exterior”, dijo el comisionado Sánchez. “Lamentamos profundamente su partida. A nombre mío y del Comisionado Dominicano de Cultura, mi más sentido pésame para sus familiares y amigos, especialmente para Adrian Gómez, su hijo, quien es nuestro compañero de trabajo. ¡Paz a su alma! Nos quedará su valiosa obra como un gran legado a nuestro país y al mundo”.

Alexis Gómez Rosa:

Autor de poemas emblemáticos de la poesía latinoamericana contemporánea, como Adagio cornuto (2000) y La tregua de los mamíferos (2005), Marginal de una lengua que persigue su forma (2009) y Máquina olandera y otras olas de lava y lanman, premio anual de poesía Salomé Ureña de Henríquez 2013. Alexis Gómez Rosa (Santo Domingo, 1950), tiene el mérito de hacer dialogar oriente y occidente en la dinámica de su proceso creador –sorprendente, por vanguardista-, al inaugurar, en Casa de Teatro (julio de 1977), la primera exposición de poesía concreta en República Dominicana e introducir, con la publicación de High Quality, Ltd, en septiembre de 1985, dos conocidas y antiguas modalidades de escritura japonesa: el haiku y el tanka.

Entre una expresión y otra, la obra poética de Alexis Gómez Rosa ha sumado diversos registros escriturales agrupados en El festín: (S)obras completas (2011), que contiene toda su producción desde aquel poema iniciático de 1968, «La palabra vulnerada», publicado en Destello, órgano del grupo cultural «La antorcha», hasta la publicación del conjunto de su obra poética en 2011. Veamos: Oficio de post-muerte (Williamsburg Printshop, Broolyn, New York, 1973; segunda edición, Alfa & Omega, Santo Domingo,1976); Pluróscopo (plaquette de la revista ¡Ahora!, Santo Domingo, 1977); High Quality, Ltd. (Colección «Luna Cabeza Caliente», Santo Domingo, 1985; segunda edición Editorial Gente, Santo Domingo, 2004); Contra la pluma la espuma (contiene: Opio territorio y Cabeza de alquiler, Editora Taller, Santo Domingo, 1990); New York City en tránsito de pie quebrado (Premio de poesía Casa de Teatro 1990; Editora Taller, 1993); Si Dios quiere y otros versos por encargo (Premio Nacional de Poesía «Salomé Ureña de Henríquez» 1991; Editora Búho, Santo Domingo, 1997; Self Service Poems –Ahora disponible en su versión castellana– (Premio de Poesía «Casa de Teatro» 1996, Editora Taller, Santo Domingo, 1997; segunda edición Editorial Huerga & Fierro, Madrid, 2000); Adagio cornuto (Ediciones Bangó, Santo Domingo, 2000); Lápida circa y otros epitafios de la torre abolida (Editorial Manatí, Santo Domingo, 2004); La tregua de los mamíferos (Secretaría de Estado de Cultura, Santo Domingo, 2005) y Prosas de un peso welter -147 libras en formato de libro– en El festín: (S)obras completas (Editora Amigo del Hogar, Santo Domingo, 2011).